Protesis de Rodilla

Modelos y Tipos de Protesis de Rodilla

Los materiales utilizados en las articulaciones artificiales varían, dependiendo del tipo de articulación que está siendo reemplazada y cómo debe funcionar la articulación. Las articulaciones de la cadera, por ejemplo, necesitan ser fuertes y capaces de soportar el peso de su cuerpo. Por otro lado, las articulaciones de las rodillas tienen que ser flexibles y fuertes. En general, los componentes deben ser durables, flexibles y capaces de funcionar en el organismo sin causar una reacción del sistema inmunológico.

Las articulaciones artificiales han mejorado mucho desde que se introdujeron por primera vez hace unos 40 años. Los reemplazos para las articulaciones de la rodilla incluyen porciones de metal, como acero inoxidable, titanio, cromo y cobalto. Otras porciones están hechas de un plástico fuerte y durable llamado polietileno.

Los nuevos tipos de prótesis de rodilla son muy flexibles, permitiendo que la rodilla se doble hasta 155 grados. No todas las personas califican para recibir este tipo de prótesis, así que consulte con su cirujano. Las piezas están diseñadas para encajar perfectamente entre sí y funcionar lo más cerca posible de la articulación natural. Se utiliza en algunos casos un cemento óseo cerámico para mantener las partes estáticas de la articulación artificial en su lugar.

Algunos nuevos implantes están hechos de un tipo especial de cerámica o de zirconio oxidado. Un implante de cerámica tiene una superficie lisa que reduce la fricción y el desgaste de la articulación que puede resultar en la necesidad de una cirugía de revisión.

En la cirugía para poner una prótesis en la rodilla, hay dos tipos de reemplazos a considerar: cementada y no cementada, o un híbrido (combinación) de ambas. La diferencia entre los dos tipos es la forma en que son fijadas en su posición.

La versión cementada, como su nombre indica, utiliza un tipo especial de cemento de hueso que ayuda a mantener los componentes de la prótesis en su lugar. Con la no cementada los elementos que caben dentro de los huesos están hechos de un material poroso que permite que el hueso natural crezca en ella.

Cada tipo de implante tiene ventajas y desventajas. La versión cementada puede ser mejor para personas mayores, menos activas. Eso es porque en algún momento las porciones del cemento pueden desprenderse, lo que permite que el implante se afloje un poco. Sin embargo, el cemento para huesos y las técnicas quirúrgicas han mejorado en los últimos años a fin de que los implantes cementados pueden trabajar para los pacientes más jóvenes y activos.

Las versiones sin cemento pueden durar más tiempo, en algunos casos porque no hay cemento que se afloje. Sin embargo, estos implantes no son una opción viable para todos. La recuperación tarda un poco más con juntas de cemento ya que el hueso necesita tiempo para crecer. Por otro lado, algunas investigaciones han demostrado que los implantes cementados son más exitosos para los reemplazos de rodilla que la versión sin cemento.

¿Cómo se determina el tipo de implante que es mejor para usted? Tendrá que hablar con su doctor sobre las ventajas y desventajas de cada uno. Muchos factores deben ser considerados, tales como su edad, peso, fuerza del hueso, la articulación a ser reemplazada e incluso la forma de sus huesos. Su médico puede ayudarle a decidir qué implante funcionará mejor para su cuerpo y estilo de vida.

© 2011. Todos los derechos reservados | http://www.protesisderodilla.org